Que el primer contacto ya sea una experiencia... - GEMMA FILLOL
marketing emocional, experiencias
marketing emocional, experiencias
23107
post-template-default,single,single-post,postid-23107,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,boxed,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

Que el primer contacto ya sea una experiencia…

Experiencias es mi segundo apellido. Siempre con esta palabra en la boca y buscando la manera de que mis clientas seduzcan a sus clientes con algo más que un producto o servicio -y esto no quiere decir un evento, hasta entrar en tu web debería ser una experiencia deliciosa-.

 

Algo tan fácil como hacer sentir bien al que tienes delante es lo que puede marcar la diferencia entre comprar un producto o otro, una palabra, una imagen, un color, al fin y al cabo las conexiones son emocionales, y no sabemos porqué pero conectamos con unas sí y con otras no. No tiene más explicación. De viaje por Australia, sí que me he dado cuenta, que es un país capitalista que bebe mucho de las tendencias americanas -tanto en el lifestyle como en la manera cómo venderlo-, y por supuesto con una apuesta para las experiencias brutal. Pero lo que más me sorprendió es que ya el primer impacto sea una experiencia, cómo el amor a primera vista, un flechazo.
Dos casos prácticos de marketing emocional experiencias que tocan a tus clientes. Clic para tuitear
Seguramente si tienes un negocio digital, tendrás una estrategia de list building, en la que das un producto digital a cambio de suscribirse a la newsletter, diríamos que esta es la experiencia que tus clientas necesitan para que les deleites con tu trabajo. Y en gran parte, de esta experiencia dependerá que te miren con unos ojos, o con otros, que crean en ti más o menos, que te conviertas en inspiración o no. Sí, sí ¿Cómo te creas tu la idea de una marca si no?
Pero si tienes un negocio físico, también puedes crear estas experiencias con total desconocidos para que ellos empiecen a conocerte mejor, hasta llegar a quererte. Yo adoro las marcas que compro.
Y es por eso, que hoy te traigo dos casos de éxito para que te inspires. Un pedacito de mi aventura australiana.
CASO1_AESOP

 

Caso 1) Aesop: Try me, love me

La personalidad de marca de Aesop es sin duda un caso de éxito. Productos naturales en forma de aceites, jabones y cremas que queda plasmado en su packaging y el interiorismo de sus espacios. Entré por curiosidad en la tienda -porque desde fuera no entendía qué vendían, pero me sentía totalmente atraída por el olor que emanaba desde fuera-. Nada más entrar, me llevaron a probar sus productos. Mientras me explicaban el core de la marca me exfoliaron, lavaron e hidrataron las manos, y yo ya no me acuerdo de nada más, solo de la fantástica sensación que me duró toda la tarde. Solo sé que lo quería todo. Me dieron una experiencia que ya está grabada en mi memoria. En España creo que no han llegado todavía, pero los hay en muchos países de Europa -de hecho la chica me sugirió que podía ir a Paris a comprar la crema cuando se me acabe…, muy práctico-.
En el exterior de sus tiendas hay siempre bálsamos o cremas para que puedas probarlas sin tan siquiera entrar en ellas. Eso es lo que yo llamo “Pruébame y ámame”, porque una vez lo pruebas difícilmente no vas a pasar por su calle…

CASO2FLOWERSHOP

 

Caso 2) Inspire me and I’m yours.

Ya sabes que con las flores yo soy una facilona, me encantan las floristerías. Y he visto muchas en Down Under, pero esta me enamoró desde fuera. Tan fácil como hacer un vinilo con un mensaje alineado con la energía de tu marca y ya entiendo cómo eres, y ya sé si conecto contigo. Un vinilo que entiendo que van cambiando según las estaciones y que habrá hecho sonreír a más de uno. Eso es lo que yo llamo “Inspire me and I’m yours”, es decir si me inspiras si me provocas que vaya más allá de tu marca, inmediatamente me enamoro de ella, porque no tengo la sensación de que me quieras vender si no que me quieres inspirar con tu manera de entender la vida… -de hecho es lo que hacen las grandes marcas-.

 

No olvides, una experiencia es una estimulación de los sentidos. Ni tiene porque ser costosa, ni sofisticada. Las mejores ideas son las más simples.

 

 

 

 

Gemma Fillol
hola@gemmafillol.com

Con más de 11 años de experiencia en el sector, experta en comunicación emocional ayuda a marcas a crear experiencias memorables mediante eventos inspiradores y estrategias de marketing y comunicación que dejan sin palabras. Formadora, Speaker y mentora de muchos proyectos en femenino es la fundadora y directora creativa de www.extraordinaria.es la comunidad de mujeres emprendedoras que quieren vivir de su talento.

3 Comments

  • Andrea

    21.03.2016 at 15:05 Responder

    ¡Genial Gemma! El reto es encontrar el que ideal para tu marca. Todo un reto. Gracias por le inspiración

    • Gemma Fillol | EVENTS & COM

      21.03.2016 at 17:56 Responder

      Exacto, pero la inspiración está a la vuelta de la esquina, e invertir en estos pequeños detalles, marcan la diferencia en cómo tu cliente te percibe. Un abrazo Andrea,

  • Maria

    23.03.2016 at 11:45 Responder

    Me encantó el post y ya lo he puesto en práctica! A nivel económico no cuesta nada y podemos marcar la diferencia!

Post a Comment

Uso de cookies

En Gemma Fillol EVENTS & COM se utilizan cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento y aceptando nuestra política de cookies, haz clic al enlace para más información. Gracias. plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Planificar para triunfar

Si algo tenemos en común todos los mortales, es que la organización del día a día es básica para poder...

Cerrar